(17 votes, average 4.18 out of 5)
En barco a la isla La Tortuga 4.18 out of 51 based on 17 voters.


Solid Framework

Refugio natural. Destino favorito de propietarios de yates, lanchas y veleros, en la segunda isla del país todos los fines de semana atracan embarcaciones de distintos quilates frente a sus playas de arenas coralinas. Un paseo en bote, desde Higuerote, invita al viajero a descubrir sus bondades vírgenes.

Tras franquear los canales de Carenero y emprender rumbo al noreste, el Sicania pierde la calma y comienza a columpiarse en todas direcciones. El viejo bote pesquero, propiedad de la familia Lli, remonta y desciende las olas del mar Caribe en busca de su destino final: la prístina isla La Tortuga, la segunda ínsula más grande en extensión de Venezuela, después de Margarita.
Los pasajeros, desparramados en la cubierta, permanecen en silencio. La mayoría quiere escapar del mareo que produce el porfiado vaivén, que durará al menos ocho horas. Pero no siempre se anuncia tempestad. A veces, el mar muestra su buen talante y consiente un sereno paseo.
Entonces, jubilosos, todos olvidan su letargo marino, se levantan, cantan y bailan, bañados de mucho sol y una brisa pertinaz.
Una bandada de delfines se acerca a saludar a los viajeros.


Agent / Charter Broker

Face+ Desde la Isla

Tortuga-Island+